Un mundo dividido tras el Covid-19.

Planeta y el problema del Covid

Yordan Roque Álvarez /30/03/2021
 

Las campañas de vacunación contra la pandemia del covid-19 avanzan a ritmos diferentes en las regiones geopolíticas mundiales. Los países más ricos lideran la carrera por lograr la inmunidad de rebaño en sus poblaciones, mientras los más pobres han quedado severamente rezagados.

Por tal motivo, el mundo podría quedar dividido a finales de este año según zonas de riesgo. Las naciones que marchen mejor en la vacunación volverán a reactivar sus economías. Pero los países rezagados podrán terminar aislados del resto, clasificados de manera oficial o informal como zonas de riesgo “amarillas” o “rojas”.

Según las declaraciones del virólogo Julian Tang a BBC Mundo, se estima que las naciones europeas, las de Oceanía, Israel y partes de Asia, como Singapur y Corea del Sur, restablezcan el comercio y el turismo entre estos territorios desde mediados de año.

“Podríamos ver una división por zonas de riesgo. Por ejemplo, el sudeste asiático y Europa serán verdes. El naranja es para la India y parte de África. Y el rojo puede ser Sudáfrica, Brasil y Estados Unidos, donde vemos altas tasas de transmisión y vacunación insuficiente”, precisó el virólogo de la Universidad de Leicester, en Reino Unido.

El profesor Peter Baker, subdirector del departamento Salud Global y Desarrollo del Imperial University College de Londres, dijo a BBC News Brasil que los países más pobres, que carecen de recursos para adquirir vacunas, sufrirán un aislamiento, lo que aumentará la desigualdad social entre los hemisferios norte y sur.

“Si decidimos adoptar políticas basadas en la inmunidad adquirida por los países a través de la vacunación, veremos limitaciones en los derechos, los viajes y la economía de los países pobres que ya están teniendo dificultades para acceder a las vacunas”, afirmó.

Para mediados de este año, Europa y algunos países asiáticos deberán alcanzar del 60% al 70% de su población vacunada, porcentaje necesario para que la circulación del virus comience a ralentizarse, incluso en ausencia de medidas de contención.

A juicio del profesor Julian Tang, es probable que estas naciones en la “zona verde” mantengan durante todo el año y parte de 2022 restricciones de vuelo a regiones del mundo que no han logrado vacunar a sus poblaciones.

Pero incluso si eso no sucede, la demanda de viajes a países en la “zona roja” se reducirá de forma natural debido al miedo de las personas a contagiarse.

¿Zonas de riesgo?

Los países que se verán recluidos a un mayor aislamiento serán aquellos que no han implementado con regularidad las medidas de control del Covid-19, ni tampoco pudieron negociar con anticipación la compra de vacunas.

Tal es el caso de Brasil. El gigante sudamericano ya superó los 300 mil muertos por esta enfermedad, y es considerado por la comunidad científica como una potencial fuente de variantes del virus.

La vacunación avanza lenta y con muchos tropiezos en Brasil. Solo cuentan con dosis de las vacunas Oxford-AstraZeneca, insuficientes para inmunizar a toda la población mayor de 18 años en 2021. 
El ministro de Salud, Eduardo Pazuello, ha prometido comprar más de 100 millones de dosis de vacunas de Pfizer y Johnson & Johnson.

Los países de los que han surgido variantes preocupantes del coronavirus -Brasil, Sudáfrica y Reino Unido- ya cuentan con un mayor aislamiento que el resto de las naciones. Según una encuesta del diario Folha de S.Paulo, estos tres Estados son los que acumulan más restricciones de entrada a otros países.

Sin embargo, se espera que al menos Reino Unido pueda salir de esta “zona roja”, ya que después del actual confinamiento, impuesto a principios de enero, la tasa de infección se ha reducido en dos tercios.

Además, se tiene previsto que toda la población británica mayor de 18 años reciba al menos una dosis de vacuna antes de que concluya el mes de julio.

El caso de Israel es un ejemplo de cómo se podría producir esa división a nivel mundial según el índice de inmunización alcanzado.

La plataforma Our World in Data, de la Universidad de Oxford en Reino Unido, asegura que Israel es el país con la tasa de vacunación más alta del mundo, con 98,85 dosis administradas por cada 100 habitantes.

Para poder comprender mejor, cabe destacar que la tasa brasileña es de 4,58 dosis administradas por cada 100 habitantes.

En Israel no es obligatorio vacunarse, pero las personas que no se vacunen terminarán aisladas del resto, pues se les impedirá frecuentar la mayoría de los espacios públicos.

Las personas vacunadas reciben el llamado “pasaporte verde”, un documento electrónico que permite el acceso a restaurantes, gimnasios, teatros, cines y otros establecimientos públicos.
Esta división entre vacunados y no vacunados en Israel es lo que los expertos consideran que podría replicarse a escala global.

De acuerdo con el criterio de los investigadores entrevistados por BBC News Brasil, el mayor problema de contar con zonas del mundo sin inmunización masiva podría ser la aparición de nuevas variantes que resistan el efecto de las vacunas.

Varios científicos han alertado que aunque se impongan restricciones de viaje entre países, el mundo solo estará completamente protegido si todas las naciones inmunizan a sus poblaciones.

Por ejemplo, aunque muchos países han impedido vuelos desde Brasil e impuesto cuarentenas y pruebas de Covid-19 a quienes regresan del país sudamericano, ya se ha detectado en 25 países la peligrosa variante brasileña de Manaos.

Además, la variante del Reino Unido se ha extendido a EEUU, y la de Sudáfrica llegó a Europa.

“Nadie está a salvo hasta que todos estén a salvo. Y asegurarnos de que estamos a salvo significa limitar la posibilidad de que surjan variantes. Las medidas de control son útiles para lograr esto, pero quizás aún más importante es garantizar una estrategia de vacunación global justa. Ningún país debería quedar atrás”, dijo el investigador Charlie Whittaker.