PERSONAJES DE LA HISTORIA ¿Cómo se juzgaría ahora al libertino Casanova?

La imagen que ha pervivido de Casanova es el de un libertino dieciochesco, aventurero y Don Juan, sin embargo fue mucho más que eso, poco se habla de ese erudito propio del siglo de las luces: ingeniero, violinista, escritor de comedias, geógrafo etc

Retrato de Giacomo Casanova, junto a Manon Balletti, un Amor platónico que no pudo ser.

Irene Pérez, 25/02/2021, 09:45h

Giacomo Casanova nació en 1725 en la República de Venecia y murió en el castillo de Dux en Bohemia (Duchov, Chequia) en 1798 a la edad de 73 años. La imagen que ha pervivido de Casanova es el de un libertino dieciochesco, aventurero y Don Juan, sin embargo fue mucho más que eso, poco se habla de ese erudito propio del siglo de las luces: ingeniero, violinista, escritor de comedias, geógrafo etc. Además, es sus innumerables viajes por Europa conoció a personajes tan importantes como Voltaire, Catalina la Grande, Benjamin Franklin y Mozart. Incluso a él se debe la creación de la Lotería Nacional de Francia.

En veneciano hijo de comediantes escribe “La Historia de mi vida”, libro que obviamente estuvo censurado durante años, y que comienza así: “Empiezo declarando a mi lector que, en todo lo que de bueno o de malo he hecho en mi vida, estoy seguro de haber merecido elogios y censuras, y que por lo tanto debo creerme libre.” Lo que demuestra que  fue un hombre que hizo lo que le dio la gana durante toda su vida, sin importarle los comentarios de los demás. “¡Éstos son los placeres de la vida! Pero ya no puedo procurarme otra cosa que el placer de seguir gozándolos con el recuerdo. ¡Y pensar que hay monstruos que predican el arrepentimiento, y filósofos necios que sostienen que los placeres no son más que vanidad!” escribe.

Tras su expulsión  del seminario, con 21 años su madre lo envía a Roma para entrar al servicio del cardenal Acquaviva, algo que no le impidió seguir con sus líos amorosos hasta que finalmente, también es expulsado comenzando aquí su tour por Europa.

Tras engañar a un patricio veneciano y curarlo de un infarto, éste le entrega una cuantiosa suma de dinero que Casanova invierte para iniciarse en la magia, algo que desembocará en su encarcelamiento por parte de la Inquisición. Sin embargo, consiguió escapar y marchó para Francia, Alemania, Inglaterra, Rusia, Polonia… enamorando en cada ciudad a decenas de mujeres.

Su episodio español es interesante ya que nos muestra el contraste que había en aquel momento entre las riquezas de los palacios reales y la pobreza que había ocasionado el poder de la Inquisición, a pesar de estar en el tolerante siglos XVIII.

En el mencionado libro, que escribió al final de su vida, cuenta que sedujo concretamente a 122 mujeres. Muy discreto, Casanova menciona a sus conquistas con seudónimos, aunque los historiadores han identificado a la mayoría.

Ese apuesto hombre libertino pero a la vez culto y erudito, queda perfectamente reflejado en el retrato de Mengs. Donde aparece representado como un aristócrata, vestido a la moda del momento y rodeado de libros.

 Nosotros nos preguntamos… ¿Cómo sería juzgado en la actualidad este personaje? ¿Sería denunciado por todas aquellas mujeres? ¿O sería admirado por todo lo conseguido?