Más de 30.000 personas huyeron de la República Centroafricana debido a la violencia que siguió a las elecciones, reporta ACNUR

Los eventos violentos que siguieron a los comicios del 27 de diciembre causaron la huida de decenas de miles de centroafricanos hacia los países vecinos en busca de seguridad. Otros tantos se desplazaron dentro del territorio nacional. El organismo para los refugiados expresa preocupación por las denuncias de violaciones de los derechos humanos en el país e insta a los gobiernos africanos a seguir otorgando asilo a los recién llegados.
Personas en África, Fuente: PIXABAY

 9/01/2021

La Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) informó este viernes que la violencia debida a las elecciones generales celebradas el 27 de diciembre pasado en la República Centroafricana obligaron a huir a más de 30.000 personas a los vecinos Camerún, Chad, la República Democrática del Congo y la República del Congo.

El portavoz en Ginebra de ACNUR, Boris Cheshirkov, indicó que los eventos también provocaron el desplazamiento de decenas de miles de centroafricanos dentro del país, detallando que ese movimiento de población empezó desde el 15 de diciembre, cuando unas 185.000 personas de al menos 25 localidades abandonaron sus hogares previendo lo que podía ocurrir según se aproximara la fecha de las votaciones.

Cheshirkov especificó que cerca de una cuarta parte de los 4,7 millones de pobladores de la República Centroafricana debieron desplazarse a finales de 2020. La cifra incluye 630.000 refugiados en países vecinos y otros 630.000 desplazados internos.

De ese total, se estima que hoy continúan desplazados más de 62.000 individuos.

Derechos humanos

ACNUR manifestó alarma por las informaciones de violaciones de derechos humanos en la República Centroafricana y exhortó a los gobiernos de los países vecinos a continuar otorgando asilo a los recién llegados. También les pidió que apoyen a las autoridades locales en el registro de esas personas.

Agregó que cuando llegan a los otros países, los centroafricanos se asientan en comunidades de acogida o albergues temporales donde hace falta agua, refugio, servicios sanitarios y saneamiento adecuado para prevenir la propagación del COVID-19 y otras enfermedades.

La labor de ACNUR

ACNUR trabaja en colaboración con la autoridades nacionales y locales de los países implicados, así como con sus socios humanitarios para asistir a la población más vulnerable.

El organismo de la ONU ha reforzado su presencia a lo largo del río Ubangi, que marca la frontera natural de la República Centroafricana con la República Democrática del Congo, para registrar a los recién llegados y distribuirles asistencia básica.

En Camerún, ACNUR brinda protección y asistencia en coordinación con las autoridades. Además ha establecido en la localidad de Gado para registrar y albergar a los recién llegados.

En Chad lleva a cabo los registros y ha establecido una clínica móvil de salud, mientras que el Programa Mundial de Alimentos proporciona raciones de víveres a la población que va llegando.

ACNUR señaló que la repatriación voluntaria de refugiados centroafricanos después de años de exilio en Camerún y la República Democrática del Congo que se había reanudado en noviembre de 2020 se ha detenido temporalmente como resultado de la violencia en el país.

En la República Centroafricana,  ACNUR sigue trabajando con las autoridades y las agencia de asistencia para monitorear la protección de los desplazados y para apoyar la reintegración de los repatriados.

 

Fuente: 08/01/21 Sala prensa,  www.un.org/es