Karlos Arguiñano realiza duras críticas a los políticos.

Yordan Roque Álvarez 28/03/2021

 

ESPAÑA. Karlos Arguiñano es conocido por dos cosas especialmente, su calidad como cocinero y sus chistes. El chef más famoso de la televisión suele hablar de todo en sus programas mientras cocina sus recetas y su última reflexión ha causado sensación.

Mientras cocinaba, ha querido compartir en voz alta una duda que parece que le ronda por la cabeza estos días: por qué llegan turistas a España mientras los españoles no pueden visitar otra comunidad autónoma sin una causa justificada.

“Hay una cosa que no entiendo. Yo no puedo ir a La Rioja, por ejemplo, y sin embargo los franceses vienen como locos a España”, plantea. Apunta incluso su lugar de entrada, “al parecer, por Barajas la mayoría de ellos”. “¿Eso cómo es? ¿Me lo podéis explicar?”, lanzaba al aire.

Muestra así su desconcierto ante la imposibilidad de que una persona no pueda ir a sus abuelos, mayores o familiares “con todos los cuidados y los franceses vengan y se mamen como osos Porque se maman como osos porque los hemos visto por la televisión”.

Las imágenes de algunos extranjeros con mascarillas bajadas, celebrando fiestas en bares, hoteles y casas, indignan al vasco. “¿Tiene que venir Macron? ¿Los de aquí no van a ponerse a mandar?”, critica.

“Vamos a controlar un poquito, ¿eh? Vamos a controlar un poquito el país. Que bastante tienen los políticos en sus royos, que los tienen y son insufribles”, aconseja.

El chef subraya que “los españoles estamos hasta el moño de los políticos”. “Son unos moñoneros. ¡Qué gorileros son! ¡Qué barbaridad! Que ganas de estar sentados en unos asientos. Mientras están discutiendo no están gobernando”, critica. Asimismo, apunta que no España no cuenta ni con diez políticos, sino con 10.000 malos. “100 buenos nos bastaría para que España fuera un país líder, pero con 1.000 malos somos el hazmerreír del resto”.

Su reflexión mientras cortaba patatas ha causado sensación. Las redes comentan en masa la posición del experto gastronómico y lo han convertido en un fenómeno viral”.