Declara ilícita la bendición de uniones entre personas del mismo sexo el Vaticano.

Graffiti en pared

Yordan Roque Álvarez, 15/03/2021

((ROMA) La Congregación para la Doctrina de la Fe, en el Vaticano, declaró ilícita toda forma de bendición que tienda a reconocer uniones entre personas del mismo sexo.

Ante la pregunta: “¿Tiene la Iglesia el poder de dar la bendición a las uniones de personas del mismo sexo?”, su respuesta fue: “Negativo”.

El órgano colegiado de la Santa Sede, cuyo objetivo supremo es velar por la doctrina católica, en su declaratoria indica que este comunicado no perjudica la consideración humana y cristiana que la Iglesia tiene de cada persona.

Proponen que “se impartan bendiciones a las personas individuales con inclinaciones homosexuales, que manifiesten la voluntad de vivir en fidelidad a los designios revelados por Dios así como los propuestos por la enseñanza eclesial”, es decir para los que no tengan relaciones con personas del mismo sexo.

La prohibición del Vaticano a sus sacerdotes y otros ministros católicos de bendecir uniones del mismo sexo se ratificó este lunes, en respuesta a las preguntas e iniciativas de algunas parroquias sobre la realización de bendiciones como una señal de acercamiento a los católicos gays.

Vatican News indica que la declaración de la Congregación para la Doctrina de la Fe, fue en respuesta a un “dubium” que había sido presentado y que se originó a partir de “algunas afirmaciones y prácticas”. Señalan además que resulta fundamental la distinción que se realiza entre personas y unión.

Entre las razones de la respuesta negativa se refieren a “la verdad y al valor de las bendiciones”. En este aspecto declaran que son “sacramentales”, y deben ser “objetivamente ordenado a recibir y expresar la gracia, en función de los designios de Dios inscritos en la Creación”.

El otro motivo en el argumento de la negativa fue “el riesgo de asimilar erróneamente la bendición de las uniones del mismo sexo al sacramento del matrimonio”.

“Esto se debe a que constituirían una cierta imitación o análogo de la bendición nupcial invocada sobre el hombre y la mujer unidos en el sacramento del matrimonio, mientras que, de hecho, “no hay absolutamente ningún fundamento para considerar que las uniones homosexuales sean de ninguna manera similares o incluso remotamente análogo al plan de Dios para el matrimonio y la familia”, indica el texto original.

Este tema la declaración señala que no solo afecta a las parejas homosexuales, sino a todas las uniones que implican el ejercicio de la sexualidad fuera del matrimonio.

El Papa Francisco fue informado y dio su consentimiento a la publicación de la respuesta de la Congregación para la Doctrina de la Fe y de la nota explicativa que la acompaña. El texto está firmado por el Prefecto, el cardenal Luis Ladaria, y por el Secretario, el arzobispo Giacomo Morandi.